P(A)T asiste a la 3ª Conferencia Ministerial para la Seguridad Vial que tendrá lugar los días 19 y 20 de febrero en Estocolmo

Actividades / Noticias

P(A)T asiste a la 3ª Conferencia Ministerial para la Seguridad Vial que tendrá lugar los días 19 y 20 de febrero en Estocolmo

El hecho de que se pierdan 1,35 millones de vidas cada año debido a siniestros de tráfico es una atrocidad. Pagar por la movilidad es un precio inaceptable”, dijo el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De la Conferencia Ministerial surgirá la Declaración de Estocolmo que exige una fuerte voluntad política y cooperación internacional, así como colaboración entre muchos sectores de la sociedad. La Declaración presentará recomendaciones clave para la acción que dé impulso a la reducción a la mitad de las muertes y lesiones por siniestros de tráfico en 2030.

Declaración de Estocolmo: https://www.roadsafetysweden.com/about-the-conference/stockholm-declaration/

A pesar de los esfuerzos, los gobiernos del mundo asumen que seguirán muriendo millones de personas en el mundo durante la próxima década y por tanto una adecuada respuesta post-accidente y los servicios de atención a las víctimas son imprescindibles para garantizar el derecho a la calidad de vida de todos los afectados, los actuales y los futuros.

Por ello durante la fase de consulta de la Declaración de Estocolmo, P(A)T ha exigido que haya más menciones directas en relación a la protección de los derechos de las víctimas y sus familias, siendo justo que la sociedad les dé una respuesta de acuerdo con la catástrofe evitable que suponen los siniestros de tráfico.

En concreto ha pedido que  se incluya el apoyo a las víctimas de tráfico respondiendo a sus necesidades para recuperar la salud física, psicológica y emocional, desde un enfoque integral e integrador en la sociedad, garantizando un sistema legal y judicial que proteja a las víctimas, exija responsabilidades penales y civiles a los perpetradores como medida disuasoria y establezca una compensación por los daños sufridos con una indemnización justa y rápida que contribuyan a una mejor calidad de vida para las víctimas.

Así mismo ha pedido que se incluya la observancia del Día Mundial en Memoria de las Víctimas de Tráfico como una forma de reconocer el sufrimiento de las víctimas y de concienciar a la sociedad sobre las  terribles consecuencias de los siniestros de tráfico.

Más allá de prevenir el sufrimiento humano y las grandes pérdidas económicas, abordar las muertes y lesiones causadas por el tráfico tiene un impacto positivo en todos los aspectos de la sociedad y el desarrollo, incluidos los relacionados con el medio ambiente, el cambio climático, la educación, el empleo, la energía, la pobreza, los derechos humanos y la igualdad, como se describe en los objetivos de los ODS.